jueves, 26 de julio de 2012

igual.



nunca es igual.


como cuando das un paso,
todos son diferentes,
nunca recorres la misma distancia.


al respirar una bocanada de aire,
tomas lo que necesitas en ése instante,
nunca aire de sobra.


no pones la misma cantidad de tabaco en tus cigarrillos
ni puedes dar un beso regalando la misma cantidad de saliva.


nunca es igual.


el tiempo te apuñala de una manera diferente a cada segundo
y las noches son las líneas de las palmas de tus manos,
todas únicas en su crueldad.


es imposible repetir el tono de un adiós
y jamás la lluvia aparece en el mismo momento,
recordándote tu lugar.


de la misma manera
que te destruye, te rompe y te abandona
aquel que dice amarte


nunca es igual.

10 comentarios:

BaBel dijo...

todas únicas en su crueldad

(se te echaba de menos)

Lidia dijo...

uff...

Resacas emocionales que nos obligan a contemplar los ángulos y los rincones. Pasos que nos desmiden y nos desnudan. Miradas que nos ven frágiles. Nada...nada es igual, ni siquiera el dolor.

Un beso, lindo.

Francisco Espada dijo...

Tu buen poema admite una variable: siempre es igual, pero siempre es distinto.
Abrazos

TORO SALVAJE dijo...

Nunca es igual.
Es cierto.
Cada vez es peor.

Antonio Maldonado Muñoz dijo...

Por eso la vida es apasionada.

M. dijo...

"y las noches son las líneas de las palmas de tus manos,
todas únicas en su crueldad."


Buen puñetazo intercostal.

Pequeña Rock and Roll dijo...

Por eso merece la pena, leerte, nunca es igual.

M.

Arya dijo...

Parados al borde del abismo
esperamos dar el siguiente paso
un nuevo suicidio
.. y le llaman vida.

Me gusta mirar los tajos en la muñeca..
saberme viva.

La alegria
es solo un pacto con el diablo!

No.. nunca es igual..



Que gusto verte de regreso, un abrazo grandeee Pez amigo :)

raúl fdz pacheco dijo...

dos gotas de agua no pueden ser más diferentes, aunque el saber popular utilice ese argumento comparador. yo te leo igual de genial. parménides absoluto.

isis dijo...

Las mismas velas para las mismas sombras.

Beso