sábado, 18 de enero de 2014

raíz.




Yo jamás tendré regalos para ti.


Yo 
masticaré el sol de plastico
que nos guía hacia un cielo abarrotado
y te encontraré bajo el árbol que no proyecta sombra.


Me coseré las noches a las costillas
para que siempre tengas un lugar dónde dormir...
un lugar frío donde te duelan los pulmones.


Yo 
sembraré el orden de las palabras para que crezcan derrotas
que serán victorias cuando las olvidemos.


Yo 
volveré a nacer todos los días con ideas nuevas y manos abiertas
para recoger lo que sobre de tu vientre...


Yo 
dejaré a tus miedos huérfanos con mis propias manos,
sin importar si los querías o no.


Yo 
registraré tus gestos y los archivaré en la biblioteca del aire…

                                            … las anotaciones de la delicadeza.

Yo 
pronunciaré tu nombre completo
y te entregaré todas sus letras 
                                            una por una
con sus inviernos y sus silencios.


Yo 
escucharé tu confesión mil milllones de veces.


Yo, 
      haré todo eso por ti.


Pero a cambio, nunca olvides,


Jamás olvides,


Que la raíz de absolutamente todo,


Es el dolor...


lo llamen los demás.. 


                                como lo llamen.





7 comentarios:

Laura dijo...

Cuando salpica el dolor, destila el alma.-

raúl fdz pacheco dijo...

wow! rotundo, ojalá pudiéramos arrancar de cuajo la raíz, verdad? pero tenemos que crecer con eso, a partir de eso. abrazo.

TORO SALVAJE dijo...

Si.
La raíz universal.


Saludos.

Te agradecería que eliminaras la verificación de palabras.
Es una tortura.

Lidia dijo...

¿Sabes? Hace poco escribí un poema que terminaba con estos versos:

"Somos crueles
desde ese lugar exacto desde el que se crea".

Un beso.

P.D. Sé que es una putada pero me encanta tu desgarro...ya no suena a susurro...

Emilie dijo...

Uau.

Kris Diminutayazul dijo...

Totalmente cierto.
No todo es dolor, pero el propio inicio y el fin es dolor.

Amanecer Nocturno dijo...

Es el germen de todo movimiento.